Blog

Alimentos relacionados con una mejor capacidad intelectual

jorge carlos fernandez frances el sardinero

Así como no existe una píldora mágica para prevenir el deterioro cognitivo, ningún alimento cerebral todopoderoso puede garantizar un cerebro agudo a medida que envejece. Los nutricionistas enfatizan que la estrategia más importante es seguir un patrón dietético saludable que incluya muchas frutas, verduras, legumbres y cereales integrales. Trate de obtener proteínas de fuentes vegetales y pescado y elija grasas saludables, como aceite de oliva o canola, en lugar de grasas saturadas.

Dicho esto, ciertos alimentos en este esquema general son particularmente ricos en componentes saludables como ácidos grasos omega-3, vitaminas B y antioxidantes, que se sabe que apoyan la salud del cerebro y, a menudo, se denominan alimentos. La incorporación de muchos de estos alimentos a una dieta saludable de forma regular puede mejorar la salud de su cerebro, lo que podría traducirse en una mejor función mental.

Las investigaciones muestran que los mejores alimentos para el cerebro son los mismos que protegen el corazón y los vasos sanguíneos, incluidos los siguientes:

Vegetales de hoja verde. Las verduras de hoja verde como la col rizada, las espinacas, la col y el brócoli son ricas en nutrientes saludables para el cerebro como la vitamina K, la luteína, el ácido fólico y el betacaroteno. La investigación sugiere que estos alimentos de origen vegetal pueden ayudar a retrasar el deterioro cognitivo.
Pescado grasoso. Los pescados grasos son fuentes abundantes de ácidos grasos omega-3, grasas insaturadas saludables que se han relacionado con niveles sanguíneos más bajos de beta-amiloide, la proteína que forma aglomeraciones dañinas en el cerebro de las personas con enfermedad de Alzheimer. Trate de comer pescado al menos dos veces por semana, pero elija variedades con bajo contenido de mercurio, como salmón, bacalao, atún claro enlatado y abadejo. Si no es fanático del pescado, pregúntele a su médico acerca de tomar un suplemento de omega-3, o elija fuentes terrestres de omega-3 como semillas de lino, aguacates y nueces.
Bayas. Los flavonoides, los pigmentos vegetales naturales que dan a las bayas sus tonos brillantes, también ayudan a mejorar la memoria, según muestra una investigación. En un estudio de 2012 publicado en Annals of Neurology, investigadores del Hospital Brigham and Women's de Harvard encontraron que las mujeres que consumían dos o más porciones de fresas y arándanos cada semana demoraban el deterioro de la memoria hasta dos años y medio.
Té y café. La cafeína en su taza de café o té matutino puede ofrecer algo más que un aumento de concentración a corto plazo. En un estudio de 2014 publicado en The Journal of Nutrition, los participantes con mayor consumo de cafeína obtuvieron mejores resultados en las pruebas de función mental. La cafeína también podría ayudar a solidificar nuevos recuerdos, según otra investigación. Los investigadores de la Universidad Johns Hopkins pidieron a los participantes que estudiaran una serie de imágenes y luego tomaran un placebo o una tableta de cafeína de 200 miligramos. Más miembros del grupo de cafeína pudieron identificar correctamente las imágenes al día siguiente.
Nueces Los frutos secos son una excelente fuente de proteínas y grasas saludables, y un tipo de frutos secos en particular también podría mejorar la memoria. Un estudio de 2015 de UCLA relacionó un mayor consumo de nueces con mejores puntajes en las pruebas cognitivas. Las nueces son ricas en un tipo de ácido graso omega-3 llamado ácido alfa-linolénico (ALA), que ayuda a disminuir la presión arterial y protege las arterias. Eso es bueno tanto para el corazón como para el cerebro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *